Diabetes insípida

 

La diabetes insípida es una condición poco frecuente que se caracteriza por la producción de volúmenes anormalmente grandes de orina (poliuria) y que el organismo trata de compensar con un incremento de la toma de líquidos (polidipsia) No debe confundirse con la enfermedad metabólica conocida como diabetes mellitus, que es causada por una falta o deficiencia de respuesta a la insulina.

La diabetes insípida es causada por una falla en la producción de la hormona antidiurética (vasopresina) o por una respuesta deficiente a la misma. La vasopresina es producida por las células de una región del cerebro (hipotálamo) y luego es almacenada en una glándula denominada pituitaria, desde donde es liberada al torrente sanguíneo. Su función principal es estimular la reabsorción de agua en los túbulos renales durante el proceso de producción de orina. Por esto, cuando no hay cantidad suficiente de dicha hormona o no funciona adecuadamente, se reabsorbe menos agua y se forman grandes cantidades de orina. Esta pérdida de líquido, a su vez, estimula la sensación de sed y la ingesta de líquido.

Los pacientes con esta condición que no son tratados adecuadamente ven afectada su calidad de vida por la casi constante necesidad de ir al baño a orinar y una sed insaciable que los obliga a tomar líquido, hasta varias veces por hora. Este ciclo se repite durante las 24 horas del día, con lo que les resulta virtualmente imposible completar cualquier tarea o dormir el tiempo suficiente sin interrupciones. Con una intervención terapéutica tan sencilla como ser la administración de la hormona faltante, el paciente con diabetes insípida central puede mantenerse bajo control.

Actualmente la diabetes insípida se clasifica en cuatro tipos de acuerdo con su etiología (causa subyacente):

  • Diabetes insípida neurogénica o central
  • Diabetes insípida nefrogénica
  • Diabetes insípida gestacional
  • Diabetes insípida dipsógena