Sangrado por várices esofágicas

 

Aproximadamente 40%-80% de los pacientes con cirrosis sufren de várices esofágicas, una de las varias complicaciones de la hipertension portal.

Las várices esofágicas son venas que se dilatan anormalmente y se localizan en la parte final del esófago. Por ello circula la sangre que, en un paciente sano, circularía a través del hígado. El riesgo más importante es la rotura de estas várices, que se reduce cuando la presión en el interior de las várices es mayor que la resistencia de su pared.

La hemorragia que se produce por la rotura de las várices esofágicas es abundante y, de no ser controlada correctamente, el paciente puede sufrir graves complicaciónes que pueden conducir a su muerte. De allí que no solo es importante el control de la hemorragia, sino también su prevención y posterior tratamiento.